13 abr. 2017

Los monstruos del siglo XXI

Hacía años que sus sueños
se llenaban con colágeno.
Él optó por el trasplante
capilar.
Pelo fuerte y lustroso,
sobre su brillante calva.
¿Tantas operaciones
de que les sirvió?
Sus problemas seguían siendo los mismos.
Solo que ahora
asustaba mirarles a la cara.
Rostros sin vida,
planchados,
alisados,
con toxina botulímica aquí
y allá.
¿Dónde se encuentra la expresión
cuándo la fachada fue derribada?
¿Qué siente un cuerpo
cuándo se lo transforma
con tanto descaro?
Ella lo hizo por imposición social – se sentía poco deseada.
Él lo hizo por posición social – se sentía un poco viejo.
Ella lo hizo por un motivo,
él por otro,
pero ambos rajaron sus jetas,
abdomen,
brazos,
pies,
pómulos,
traseros,
tetas…
Implantes,
grapado de estómago,
silicona,
lifting facial,
liposucción.
Otoplastia,
rinoplastia,
blefaroplastia…
Son las marionetas de las corporaciones,
los engendros de la nación,
los productos del Estado. 

 Ilustración de John Kenn Mortensen

No hay comentarios:

Publicar un comentario