29 may. 2017

Deseadero

Me gustan los azotes - el cuero y el látex.
Me gusta sentir la asfixia - tus manos rodeando mi cuello.
Pero odio tus galanterías,
tu paternalismo recurrente y
tus modales de principito desteñido. 

por que eso te pone cachondo
pero ¿Puedo tener fantasías viviendo bajo esta sombra?
¿son realmente mías?
todavía no estoy segura 

¿Quieres que sea una fiera? - lo seré.
¿Quieres que no me queje?, no soltaré prenda - solo la palabra de seguridad.
La construcción de un deseo que parece indomable a primera vista.
El sexo es mi lenguaje,
mi expresión
y algunas veces,
mi ansiada perdición. 

dirijo mi deseo que es mi barca
para cambiar las aguas
elijo de la aversión el amor
de la norma la unión
y de la unión 
el aprendizaje mutuo 

Me enfundo en mi arnés
y embadurno el dildo,
dejándolo pegajoso, viscoso,
goteando,
como tu boca entreabierta.
Tus ojos brillan, golosos,
ante la señal de la penetración. 

Ana Fernández y Esther Moreno 

 Glass Animals - Gooey (animation)

28 may. 2017

Amor no correspondido

No me desprecies si no me conoces. 
¿A caso crees que no merezco cariño?,
¿amor?,
¿respeto?
Sí…
¡Vuelo!
Porque así yo lo he querido.
¿Es tan difícil de entender?
También corro y me escondo cuando enciendes la luz.
Me gusta este juego que tenemos.
¿Me ves y gritas?
¿Después de todas las horas que me he pasado en el baño
cepillándome el exoesqueleto solo para ti?
Lustroso,
duro.
Como a mí me gusta.
Como a ti te gustaba…
Pero ya no me quieres.
¿O quizás nunca me quisiste?
No creas que no escucho lo que vas diciendo de mí,
de mis padres,
incluso de mis hermanas.
¡Si no las conoces!
Siempre con una palabra fea en esa boca de piñón.
Aún así,
me gusta cuando bailas conmigo.
Rápida,
valiente,
con tus pies sobre mi cara.
Y ahora muero,
muero de pena porque no vuelves,
muero de dolor porque te has ido de la casa,
muero de tristeza…
Aunque nada me mata.


14 may. 2017

Leviatanes interesados

Los llaman los demonios
de las nuevas tecnologías.
Los parásitos
que habitan en tu subconsciente,
tu incansable realidad
y tu aburrido presente.
Aunque tus ojos pesen
tu mirada no puede escapar de su trampa cristalina,
de luces y sonidos,
hashtags,
likes
y tags efímeros.
Tejen las redes
que te apresan,
de cárceles mediáticas
y contenidos vacíos.
Patrocinan tus sueños,
alimentan tus pesadillas.
Los llaman los satanases contemporáneos,
los belcebús modernos,
los engendros de las quimeras perdidas
y se esconden en tus datos bancarios,
tus correos personales
y tus fotos prohibidas.
¡Cuidado!
Dicen que ya te han atrapado.
Por favor,
apaga el ordenador,
el móvil,
la tableta…
Y vuelve a sonreír,
sin necesidad de tener que compartir toda tu vida
en ese mundo falso
e imaginario. 

 Ilustración de Polly Nor