13 nov. 2017

ˈsəndərlənd

Como Alicia en busca del conejo 
me encuentro perdida en una ciudad de cristal 
donde habitan hooligans malcarados,  
ninfas amoratadas y  
expatriades que sueñan con un dulce porvenir. 
Este extraño escenario nos traslada 
al plato de una película de ciencia ficción 
donde futuro y decadencia 
van cogidos de la mano  
en una Inglaterra del norte. 
Los edificios victorianos 
se entremezclan con las nuevas construcciones 
que son lubricadas con frituras y pescado. 
Los muros de ladrillo rojizo y  
las chimeneas 
esconden los horrores de la política de una Dama de Hierro. 
Las gaviotas sobrevuelan la ciudad descaradas, 
con el mundo bajo sus alas, 
observando las pieles tatuadas –en los cuerpos viejos, 
que relatan las historias de otros tiempos. 
La música hace vibrar las calles cada noche 
y nos movemos 
mientras vaciamos pintas tras pintas, copas tras copas… 
La resaca, 
la lluvia, 
el cambio, 
las novelas anticuadas, 
la buena educación, 
el frío, 
el humor negro, 
el acento indescifrable, 
las nuevas amistades, 
el aire fresco en unos pulmones grisáceos, 
el cine en versión original, 
los proyectos académicos, 
las ganas de ayudar por un módico precio… 
Elementos que resplandecen 
bajo la luz de un faro 
que nunca dejo de funcionar. 

Alice in sunderland by Whoam Irony

No hay comentarios:

Publicar un comentario