21 nov. 2017

Procrastinación

Todo lo que hago lo hago para no hacer nada.

Todo lo que quiero está más lejos de lo que pensé.

Fregar los platos,

cortarme las uñas,

masturbarme,

leer,

limpiar la casa,

hacer manualidades,

depilarme,

ver vídeos de comida,

pasar horas y horas enfrente de Facebook,

YouTube,

Pornhub,

RedTube,

bailar,

intentar meditar,

cantar la misma canción durante cuatro horas,

salir de cervezas,

jugar con la gata,

ver y escuchar La Vida Moderna,

pintar mandalas,

comer,

cocinar,

y volver a comer.

Cualquier cosa que no sea enfrentarse con la realidad,

con los proyectos a medias,

con la búsqueda de trabajo,

con aquello que requiera un esfuerzo que en ese momento no quiero afrontar,

porque no me apetece

porque estoy muy vaga para ello,

porque estoy a medio gas…

Escribir unas líneas y parar.

Martirizarme por no terminar,

por no ponerme con ello

y de vuelta sucumbirme en Internet y sus usos “no” productivos,

morder la cola al pez y no salir de la espiral

de hacer lo que no toca hacer.

Ilustración de La Ché

2 comentarios:

  1. Divertido alegato ala procastinación. Porque, uno se dice, un día y otro día...¿ por qué hacer hoy lo que podemos hacer mañana? :-)

    Un saludo

    ResponderEliminar