19 feb. 2017

Burrocracia

Seguimos la zanahoria

con la cabeza baja,

dándonos trompicones

con la realidad.

El paro,

el desempleo,

el pan de cada día.

Y como las medicinas – que tomamos por estrés,

los informes nos los comemos de tres en tres.

El amarillo para la subvención,

el azul para la prestación,

y el rojo, mejor no hablemos de él.

Somos las marionetas del Estado,

los burros a los que el gobierno

juega a ponerles la cola.

Y así,

entre papeles,

informes,

copias…

se diseñan nuestras vidas.

Nuestro jodido presente

nuestro más jodido futuro.

Se tiene previsto

nuestro nacimiento,

cuando comenzamos a caminar,

nuestra primera paja,

nuestros estudios,

nuestra carrera laboral,

nuestros deseos y

nuestra muerte.

Todo está registrado,

apostillado

y con doble sello.

Y aunque no queramos seguir sus normas

y directrices,

ellos se encargan

de hacernos caer en la trampa,

donde el sistema es Dios

y nosotros nada.

 Ilustración de Forges

No hay comentarios:

Publicar un comentario