22 ago. 2013

Dulce y fina


Y creo que puedo controlarlo,
y creo que puedo mejorarlo.
Lo finjo, lo trato, lo aguanto,
pero sale sin más, como un rastro salado,
Una a una,
dulce y fina.
Y me ahogo,
en una congoja que no tiene fin.
Una tristeza incalculable,
que resuena en mi cabeza sin saber porqué.

 Pintura: Gustav Klimt

3 comentarios:

  1. Carai, te pasas un monton de tiempo sin poner nada en este blog y de repente publicas un monton de poemas seguidos jajaja aunque bueno, son cortitos asi que tampoco es tanto.

    Me gustan mas cuando son cortos, no sabria explicarte porque, pero es como que son mas concisos o concentrados...algo asi...

    ResponderEliminar
  2. Me he quedado sin palabras porque no sé qué decirte, creo que comentar poemas no es lo mio pero te escribo para que sepas que lo he leído y que me ha gustado como siempre.

    ResponderEliminar
  3. Este ya me lo había leído, pero no pude poner comentarios.

    ResponderEliminar