30 jun. 2011

Por un abrazo


Mi venerada señora,
trepé montañas de fuego,
cruce océanos gélidos,
maté a cientos de hombres y mujeres sanguinarias,
luche con las más feroces bestias,
conocí a la muerte y la obligue a retroceder,
combatí con las alevosas parcas para cambiar mi crudo destino;
He sido caníbal,
fui envenenada, embrujada y violada
incluso pacte con el demonio,
con tal de veros entre mis brazos una noche más.

3 comentarios:

  1. Hola, ¿cómo van esas vacaciones?
    Me encanta tu poema aunque me he quedado con ganas de leer más jeje se me ha hecho cortito pero es porque me pasaría horas y horas leyendo relatos y poemas escritos por tí.

    En contestación a tu comentario, tienes razón en cuanto a que los amigos y la familia son más estables que una pareja, supongo que es algo que todo el mundo sabe porque es ley de vida pero aun así seguimos buscando y removiendo cielo y tierra con el propósito de encontrar una pareja "estable" o más bien, el amor eterno.

    Pronto tendrás algo nuevo en mi blog, un besin!

    ResponderEliminar
  2. oooooohhhh, es muy bonito!!!!! Ha merecido la pena la espera jejeje, te ha quedado genial!!! que gran poetisa eres jeje y la imagen tambien es genial, me encanta!!!

    ResponderEliminar
  3. Me gusta, es la expresión de la entrega, del amor y de cómo a veces el fin justifica los medios.

    =) ai nuestra poetisa... deberían darte créditos por esto!! ;)

    TQ!!!

    ResponderEliminar