12 jun. 2011

Mi pequeña Hanan

Bella como ninguna,
astuta como la luna.
A veces olvidadiza,
siempre enamoradiza.

Sus ojos,
dos enormes luceros,
faroles que iluminan las calles nocturnas.

Su cuerpo,
un templo de flores perdidas
y un reino de nubes de azúcar.

Su voz,
cantos de sirenas
y violines de seda.

Mitad ternura,
y locura.

Siempre anda sumida, en cavilaciones,
extraviada en laberintos de saliva,
varada en lagunas de color malva
y envuelta en un caos de arena,
donde el tiempo se congela,
y las lágrimas se funden,
 en un vacío de cristal,
 eterno y húmedo.

5 comentarios:

  1. Muahahaha ^^ primera en comentar!!

    =) Que bonito... yo habría hablado de su pelo... que es tan bonito!! =) Y de esa sensación que tienes de estar protegida cuando estás a su lado...¿Cómo el algo tan pequeñito puede caber tanto amor?

    =) Os adoro a las dos... os adoro.

    Adry

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito el poema, me ha gustado mucho la forma en que la describes, las expresiones que usas, aunque hay algunas cosas que no riman y rompe un poco el ritmo, o eso me parece a mi, en fin es buen poema, sigue asi ;)

    ResponderEliminar
  3. alaaaaaaaa!! ya has exo que me emocione!! eso es lo que buscabas?? jiji es precioso mi niña! me encanta y muchoooo!!! ahora mismo me lo guardo, y mañana lo imprimo!!! no sabes lo que te exo de menos y como me pegare a ti cuando te vuelva aver!!! te quiero ^^
    hanis!

    pd: adrianita asias tb ^^ Os adoro bichejas!!

    ResponderEliminar
  4. Hola de nuevo.
    Me ha encantado este poema, aunque tengo la curiosidad de saber ¿en qué te has inspirado?
    Bueno voy a por la otra entrada, la de los patitos :D aunque creo que la has subido dos veces...ahora te lo digo.

    ResponderEliminar
  5. !aloh
    otinoB ameop, árecerap anu aírenot orep néibmat se atinob al amrof euq namot sol sosrev.

    !!!oooooooooooooooooooreiuq eT

    ResponderEliminar