5 abr. 2018

Falsa productividad

Hacemos ejercicio hasta no poder más
y alargamos el día
hasta que nuestros parpados
caen sin cesar.
Trabajamos más de 8 horas
y estudiamos todas las noches.
No tenemos tiempo ni para respirar.
Queremos meditar
en menos de un minuto.
Follar más rápido que los conejos,
hasta que nuestros genitales
están al rojo vivo.
Queremos practicar todos los deportes,
salir todas las noches…
No nos dejamos descansar ni un solo día.
O quizás ya no podemos
en la espiral de la falsa productividad.

1 comentario:

  1. Confundimos hacer como locos con disfrutar de lo que hacemos. Los trabajos nos llevan un tercio de la vida como mínimo, pero la calidad de nuestro descnso, muchas veces lo gestionamos mal nosotros.

    Un abrazo

    ResponderEliminar