14 nov. 2016

Amiga

Loba,
que lame mis heridas,
que cuida a su manada.
Corre
veloz,
aullando a la luna sagrada
manchada de sangre
iluminando la tierra que nos acoge
y nos expulsa.
Guiándonos con su sabiduría,
mostrándonos caminos que jamás habíamos visto.
Las opciones del bosque son infinitas
pero siempre caemos en la misma trampa
cuando ella no está a nuestro lado.
Pero nos protege,
nos enseña,
nos alimenta con su sonrisa,
insufla el valor en nuestras entrañas,
el coraje en nuestro corazón.
Ella es nuestra amiga,
nuestra aliada.
Su audacia nos empuja
a levantar la voz,
a gritar lo que no queremos en nuestra vida,
a señalar lo errado
a buscar un nuevo camino
un propósito para no perdernos
en un mundo caótico y roto.
La sororidad rige nuestro espíritu
y nos eleva alto
tanto, que a veces sentimos que nos evaporamos.
Maestra,
hermana,
madre,
amante...
volvamos a vernos
aunque sea en nuestros sueños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario