18 jun. 2015

Fertilidad

Y como las últimas hojas secas
del crudo otoño.
Las lágrimas del invierno
cubren todo.
Por última vez.

La primavera danza alegre,
ruborizando a los adolescentes,
que sienten el verano,
penetrando sin previo aviso
en sus cuerpos hormonados.

La vida avanza,
las aguas colisionan contra las rocas.

1 comentario:

  1. Otro poema con las estaciones jaja
    Odio el verano...pero tu poema me gusta :) aunque no entiendo que tiene que ver lo de las aguas que colisionan con las rocas...

    ResponderEliminar