23 may. 2015

Ashes

Y sangrabas,
te apagabas.
Sentía que ya no respirabas.
y de repente gritabas, ido,
no sabías donde estabas.
Te cogimos entre siete,
pero el diablo te empujaba.
El final estaba cerca,
lo presentíamos,
nos lo dijeron,
pero ni tú ni nadie quiso aceptarlo.
Al final llegó,
cuando supuestamente tocaba,
eliminando tu dolor,
llenando nuestro corazón de una congoja inagotable.
Ahora eres ceniza,
y te sumerges en las aguas,
del mar que te devuelve la vida,
y te arrastra, lejos,
meciéndote como a un niño chico,
que se funde en los brazos de su dulce madre.

Ashes and Snow - del artista canadiense Gregory Colbert

1 comentario:

  1. Es muy bonito y también triste este poema que escribiste para ese momento.

    ResponderEliminar