22 sept. 2014

Ola

¿A dónde crees que vas?
¿Por qué nadas tan rápida?
Nunca podrás escapar,
de esa ola que te atrapa.
Su único sueño: tu desaparición.
Y darte cobijo en sus entrañas,
acariciar tu cuerpo con sus algas,
mecerte en el vaivén de su corriente.
No sirve de nada huir.
Si te quiere,
te tiene.
Cuidado,
¡Aquí viene!

Fotografía: Alberto Seveso

1 comentario:

  1. Que extraño poema, pero es muy original! No parece que hables de una ola jajaja

    ResponderEliminar